Libre y Revuelto

La Verdad y La Gentileza de L. Gilbert

El día de hoy leí la noticia que decía que Elizabeth Gilbert autora de Eat, Pray and Love, revela que esta enamorada de su mejor amiga que tiene cáncer.   Me dejo un poco en shock la noticia, esas cosas que pasan pero nunca te lo hubieras imaginado o mucho menos esperado.  Me parece muy fuerte este cambio más cuando ella esta en sus 50s , pero aun mas fuerte que el objeto de su amor sea su amiga que padece cáncer y por ende ella sabe que en algún momento va a perderla porque morirá en algún momento.

En Facebook , Liz Gilbert realizó un escrito sobre la verdad y la fuerza de la verdad o la gentileza. Habla de esos momentos en que una mentira blanca salva el momento y eres políticamente correcto, lo socialmente correcto y por miedo a lastimar a los demás.   Algunas mentiras blancas salvan momentos , mantienen las maneras, son políticamente adecuadas y necesarias, siendo el ejercicio de la política – diplomacia. En contra parte también habla de que, hay momentos en la vida cuando las personas necesitan escuchar la verdad lo más clara posible de nuestra propia boca.

Habla que la verdad aunque sea dolorosa para quienes la escuchan (porque no es lo que quieren oir o porque no hacemos lo que ellos quieren o esperan que hagamos),     al mismo tiempo es un acto de respeto con nuestros seres queridos. Decirles esa verdad es mejor que engañarlos para verlos felices o sonrientes, como si de forma compasiva los engañáramos.

Alguna personas tienden a querer quedar bien con todo el mundo, temen tremendamente sentirse malos, rechazados, o ser percibidos como causantes de dolor en los demás; les gusta quedar bien y agradar a todas las personas. Más aun agradar y tener felices a aquellos que los quieren, esta relacionado con el temor a defraudar a quienes nos aman y nos han cuidado, entonces queremos protegerlos con mentiras blancas o no blancas.   En el discurso Liz Gilbert dice: “… y cuando decides “proteger” esa persona con mentiras, entonces en realidad no la estas protegiendo del todo. Lo que estas haciendo es degradando la confianza de esa persona y la tuya.”

En el mismo escrito hace referencia en una frase sobre ética que dice: “… En cualquier momento que mientes a una persona sobre algo que afecta su vida, tu estas manipulando a esa persona e infantilizándola. Por que estas negándole información esencial que esa persona necesita para tomar decisiones inteligentes o proyecciones sobre el futuro… No hay mayor acto de falta de respeto a la inteligencia de un adulto humano que quitarle la oportunidad de tomar sus decisiones, por falta de información, o por mentiras, o por ocultar información.”

Ella escribe que por años a dicho mentiras o ocultado información, para no lastimar a la gente, porque ella siempre a querido ser una buena persona, y se cuestiona haberlo hecho de esa manera. En algunas ocasiones también lo hizo porque es una persona asustadiza y por que tiene miedo a perder las personas alrededor de ella.

Este texto de Liz Gilbert me dejo mucho para pensar. No solo porque es una de mis autoras favoritas y es casi como si una de mis mejores amigas después de años de conocerla me dijera que acepto su homosexualidad tardíamente y tiene una relación con una mujer, y después de años de experiencia en relaciones heterosexuales pasa a una relación homosexual. También por que se necesita mucha fuerza interior para decir una verdad que claramente puede cambiar su relación con sus personas queridas en su entorno y con sus lectores.

También leyendo el texto de Elizabeth Gilbert sobre la verdad y la gentileza, recordé las muchas veces la verdad se debe decir con gentileza.   En momentos importantes y en situaciones que afectan la vida de las personas, en momentos de tensión entre los seres humanos que ponen  fragilidad en la relación, ocasiones en que es mejor la verdad.   Aunque luego sea más doloroso y luego cueste más re construir.

Lo que admiro de Liz Gilbert es la fortaleza de escoger en un momento importante la verdad, más allá de la cordial gentileza.  Como dicen en mi tierra: “es mejor colorado un ratico que pálido el resto de la vida.”

Quedar bien con todo el mundo es casi imposible, en algún momento nuestras opiniones, decisiones , deseos o actos, irán en contra de los de alguien más. En ese momento habrá un conflicto, encontrándonos con varias opciones: mentiras blancas, omitir detalles, continuar con los planes sin importar, la compasión idiota por pesar, o simplemente tomarse un respiro y comunicar la verdad de la mejor forma posible, dejar lo más claro posible que no hay intensión de dañar. De cualquier forma será difícil, porque la verdad siempre será para nuestras emociones humanas una tarea difícil.