Libre y Revuelto

Alfonso XAlfonso X

Me cuenta que fue horrible, que había carne y olía a sangre por todos lados.  El personal de seguridad del metro los saco y cerraron la estación. 

Ella no paraba de llorar, necesitaba contarlo una y otra vez, como si fuera un viejo disco que repites y repites con la esperanza de que se gaste o así lo pudiera sacar todo de su cerebro y no recordarlo, olvidar lo.

Estaba caminando cerca a las vías, estaba taciturno, con la cabeza baja, y de pronto cuando venia el tren no se como solo se escucho la alarma, el freno y el golpe seco, de pronto vi el rostro de la tia enfrente, blanca y grito:  Se tiro, ahhhh ! se tiro.

No quería girar la cabeza, sabia lo que podía estar pasando me quede quieta y seguía mirando al reloj, esperando que apareciera el tiempo para el próximo tren, que no había pasado nada.  Pero llegaron y nos sacaron y tuve que girar y verlo ahí esparcido por todos lados.

Yo no logre entrar a la estación estaba cerrada, la policía, el creu, y la seguridad del metro, ella se veía confundida, perdida;  me acerque para preguntarle que pasaba y empezó a llorar mientras repetía una y otra vez la historia.

Cuando me siento a esperar el tren, siempre tengo dos pensamientos: Si se accidentara el tren o hubiera un atentado o algo grave pasara, ¿Y si hoy fuera el último día de mi vida? ¿Estaría preparada para morirme, moriría feliz y sintiéndome satisfecha con mi vida?

Pero hay días que aparece una pregunta adicional, son días turbios, que me siento en la piel de ese vagabundo y cabizbajo desdichado.  Aparece la pregunta: ¿Y si solo tuviera la fuerza de ser yo quien se lanzara y si hoy fuera yo quien decidiera acabar con esta historia? 

Debería empezar por cuestionarme, todo lo que he dejado ir en la vida… y la muerte no es algo que hubiera dejado ir.  Pero si otras cosas… y otras personas… hasta donde, he dejado ir la vida. Y no me lanzado contra el movimiento para hacerme pedazos, pero los días que llega esa pregunta, es por que ya me siento en pedazos.

Por más esfuerzos que haga: Nunca sera suficiente, nunca sera completo, nunca estaré tan cerca, nunca seré lo suficientemente buena, nunca seré lo suficientemente pragmática, nunca tendré todo controlado, nunca seré lo suficientemente sincera, nunca sera tranquilo y siempre sera cada día más difícil tener “a simple kind of life”.

 Sigo siendo un peatón más un ususario mas, sigo estando en el borde lejos de la linea amarilla, y aun sigo haciendo bien lo de sonreír y responder: bien.

Pero miro a el túnel y pienso que esta siendo muy difícil,  y busco que nadie se entere. Cubro mis pensamientos…  no podre lanzarme al vacío.   

Siempre me ha cautivado el sonido que hace el chocar de los vagones y los rieles, el sonido del pasar del metro por entre los túneles, tal vez así quiero que pasen las ideas en mi cabeza y recuperar la calma.  O tal vez es ese grito de ayuda desesperado que no me sale de la garganta.  Solo espero llegar a la estación y una vez más evitar la tercera pregunta,  ya es bastante malo que me la haga o tal vez es bueno, por que tal vez el fraccionado en el suelo de la estación de Alfonso X, ni siquiera espero para hacerse las preguntas…

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s