BITACORA

Bitacora Cinco – La Brissa de Musicalite

El  sin quererlo cantaba con el record de fondo.  Por todo lo que me encanta la Brisa.

Peo es mas por la primera:  Ruego por volverte a ver, quiero verte desde lejos, Torpemente me desea:  esta bien cruza el mar con fe y sin miedo

buscando o solo aventurando.  ¿sientes realmente que te lleva tu energia hacia alla?.

 

No tiene nombre el sentimiento ; no lo tiene desde sus labios.   Pero se compone de volar en sueños de cielo rosa , sin parar;  llevarte un instante a la eternidad,  cerrar los ojos media vuelta y se va.  Ruega por volverle a ver. 

 

La pena es siempre la misma:   -quiero verle desde lejos saber que el sueño, no fue un sueño- . 

 

Y un día que,  vuelva él , sin mas.  Sabe que su voz le dirá te quiero y mas que ello : – me has enamorado –  ;  torpemente , en susurro y solo prodra escucharlo en  la playa en el mar para seguir en sus oidos siempre.  Bajo las estrellas junto al oceano. 

 

Le deseo que crucé el mar con fe y sin miedo;  ella sabe su nombre y quiere marchar a su lado.   ¿Romperá los espejos que le pone la realidad?.   Tiene muchos miedos y uno es el de no poder amar.    Una leyenda que crece en mi,  una voz que nunca va ha oír,  su pena es siempre la misma la desesperanza, las flores marchitas de manera anticipada, como un espectro que atemoriza;  sin aparente daño pero que  igual . . . paraliza.

 

Y esta a punto de salir corriendo , huyendo.  Preguntarle que es lo que él verdaderamente desea y hasta donde cree que puede llegar.    Cuanto tiene que esperar para alcanzarlo y en el camino cuantos desvíos podría tomar.

 

Ahora no quiere tomar ninguno,  esta caminando sobre  las montañas entre ellas sin importar  cañones, ni ríos.  Solo disfruta de la suavidad de las nubes.   El enamoramiento , logra  derrumbar la teoría de la gravedad  en  mejor forma ;  en metáfora.

 

Cuando lo mira a los ojos podría atravesar océanos con la profundidad que ve en ellos, se sumergiria pero va  viajando sobre el oceano, hacer estupida la mitología griega.  Dejando a Icaro con alas y nunca tocar suelo, ni mar.

Anuncios